Blog

  • Home
631a081400ad3.r_1662662225348.0-256-3000-1754

Este jueves fallecía Isabel II de Reino Unido a la edad de noventa y seis años. La Reina murió de forma pacífica en su residencia de Balmoral, como informó la Casa Real. Siete décadas en el trono dan para mucho: Isabel II ha visto desfilar nada menos que a quince Primeros Ministros en Downing Street, catorce Presidentes de Estados Unidos y una miríada de acontecimientos históricos en Europa y el mundo entero. El eterno príncipe Carlos, ya convertido en nuevo Rey, llega a un trono al que aspira desde su coronación en 1969 como Príncipe de Gales y reinará con el nombre regnal de Carlos III. Tras las exequias, Isabel II recibirá sepultura en la Capilla Conmemorativa del Castillo de Windsor, donde descansan los restos de sus padres, el Rey Jorge VI y la Reina Madre, junto a su esposo el Príncipe Felipe que falleció en abril de 2021.

Reino Unido comenzó la semana con la reina Isabel II de Jefa del Estado y Boris Johnson de primer ministro, y la termina con Carlos III en Buckingham Palace y Liz Truss al frente del Gobierno. El recién nombrado monarca de setenta y tres años será la transición hacia su hijo Guillermo que cuenta con cuarenta años de edad actualmente. Carlos III asumirá el reinado cuyos primeros minutos están planificados de forma milimétrica hasta que terminen los actos oficiales del funeral. Los británicos sólo conocen una forma de entender una Monarquía a la que le ponen la misma cara desde hace setenta años y Carlos III, mucho menos popular que su madre, tendrá por delante la tarea de consagrarse al frente de la Casa Real. Con la muerte del Príncipe Felipe y la avanzada edad de la Reina, ya estuvo más presente en los actos oficiales durante el último año.

Si hay una palabra que haya caracterizado el reinado de Isabel II esa es ejemplaridad. Elizabeth II, como era conocida por los británicos, nunca olvidó su sentido del deber al ostentar un cargo que, no por acceder a él de forma repentina tras la muerte prematura de su padre, desempeñó con menos responsabilidad. Siempre mostró un carácter reservado, más centrado en las funciones de representación y de protocolo, en contraste con la vida agitada de sus hijos. Jefa de Estado de Reino Unido y de los dieciséis países que forman la Mancomunidad Británica de Naciones, la Reina Isabel II ha hecho de su discreción un sello personal, como se ha comprobado durante los actos acaecidos tras su fallecimiento, con farfollas y pomposidades varias, tan anejos a la solemnidad británica.

Sólo visitó España en viaje oficial en 1988, acompañada por Juan Carlos I, primo lejano con quien siempre mantuvo una correspondencia fluida y a quien llamaba Juanitou en confianza, Termina así el segundo reinado más largo de la historia, sólo superado por Luis XIV de Francia que se mantuvo en el trono sólo dos años más que Isabel II; un mandato que empezó con Winston Churchill como Primer Ministro y termina con Liz Truss, ambos nacidos con cien años de diferencia. Carlos III se sienta en el trono de Buckingham Palace, y así comienza el reinado del monarca más longevo en acceder a la titularidad de la Corona y que tendrá por delante la alargada sombra de su madre.